22.4.08

ANOTLÓGICAS III: La Crítica

Fergus: Pietro/Agrimbau

Desde hace décadas la historieta continúa poniendo en duda su identidad como medio. Hasta el día de hoy no hemos dado con una definición de cómo funciona, de sus recursos, de su lenguaje específico. Ni siquiera hay un consenso aceptable sobre la fecha de su creación. Pero de todas las inseguridades que tiene el cómic, la peor es su condición incómoda de arte menor. Y por los múltiples atrasos que tiene nuestro país con respecto a las potencias mundiales del cómic, estas inseguridades están todavía más lejos de ser resueltas.

Durante décadas la labor historietística argentina existió como una forma de trabajo técnico que requería de cierta aptitud artística. Una circunstancia no muy diferente a la de cualquier ebanista, orfebre o fotógrafo, cuyos rasgos de autor permanecían en su obra, pese a ser destinada a un medio industrial completamente serializado. Hubo una temprana emancipación, cuando los autores comenzaron a firmar sus obras, que si la memoria no me falla es adjudicable al mismísimo Oesterheld y su editorial Frontera. Hasta entonces, daba lo mismo que una historieta la hiciera Roume o Pratt, mientras contara con los requerimientos mínimos de calidad técnica y artística.

Pero aún con la aparición del autor como figura central, por aquellos tiempos aún se estaba muy lejos de que se comenzara a hablar en términos de “arte”, al momento de referirse a la historieta. Fue recién luego de los años 60’s cuando tras el proceso modernización que se produce en todos los campos, y especialmente la aparición de los estudios científicos de la cultura popular, comienza a hablarse de la historieta en términos de “arte”. Y fueron los teóricos y críticos de entonces quienes comenzaron el rescate, Humberto Eco y Claude Moliterni en Europa, y el gran Oscar Masotta en nuestro país poco tiempo después. Fue justamente Masotta, en la Bienal Internacional del 68 del Instituto Di Tella, quien por primera vez expone a Breccia en una galería. Al mismo tiempo titulaba a la revista LD, “Literatura Dibujada”. En su afán por prestigiar al medio que lo fascinaba, trataba de traficar capital simbólico de las artes aledañas mayores ya establecidas. La historieta era literatura y era arte pictórico, todo junto y al mismo tiempo. El tiempo probaría que estaba equivocado, pero Masotta fue el primero en nuestro país en intentar darle una estatura diferente a la historieta con todas las imposibilidades del caso. Fue el primero en intentar un aparato crítico del campo y no pudo lograrlo.

Con la aparición de la crítica como institución en el mundo, aparece formalmente la aspiración de la historieta a ser considerada un arte con letras mayúsculas. La calificación oficial de “arte” involucra su institucionalización, la existencia de museos y centros de estudio, de un patrimonio histórico, de una teoría propia y obviamente, de canales para el desenvolvimiento de la crítica.

Las condiciones objetivas ya estaban dadas desde décadas atrás. Es decir, miles historietas alrededor del mundo ya tenían mérito suficiente, pero todavía nunca habían tenido la aspiración. Y fue el conjunto de la crítica mundial, ejercida por autores y especialistas, por historiadores y periodistas quienes comenzaron con los sucesivos rescates que poco a poco fueron canonizando a los que ahora consideramos que son las obras fundamentales de medio: desde Little Nemo hasta Mort Cinder, pasando Krazy Kat y The Spirit. Suponer que estas obras se canonizaron por sí mismas, merced a su calidad intrínseca, por insistencia de sus autores o por el amor de sus lectores, descartando toda intervención del aparato crítico, equivale a subestimar por completo los procesos históricos que conciernen a la historia del arte.

En el proceso de canonización, la inmensa mayoría de las obras quedaron afuera, relegadas a ser una nota al pie en el más extensivo de los relevos historiográficos. Quedaron afuera por deméritos propios, por injusticia o por mala suerte. Pero seguramente hubo muchísimos viejos autores enojados, resentidos o amablemente resignados. La crítica siempre va a dejar a alguien afuera. Esa es la idea. Es la forma de exaltar al sobresaliente, al más talentoso, al que innova, al que lleva la contra o al que mejor representa un estilo o un género. Es la forma de volver a repartir las cartas, de discernir, de discriminar lo bueno de lo malo.

Pero por suerte, la crítica, no está constituida por una sola mirada. En cualquier medio desarrollado (Francia, entiéndase), los críticos de historieta son cientos, tal vez, miles. Hacen de la crítica su profesión y viven de ello. Tienen academias, asociaciones, festivales, premios. Trabajan en revistas especializadas, en diarios de circulación masiva, en radios, en Internet o la televisión. No hay muchos medios que no tengan un crítico de BD, siendo algo tan natural como tener un crítico de cine estable.

Y esta oferta amplia de miradas distintas es lo que logra que la crítica tenga miles de voces diferentes y no pueda ser reprochable como una entidad unívoca. Nadie tiene la última palabra sobre un autor o una obra. Hay corrientes, hay grupos enfrentados, hay críticos más importantes que otros. Cuando a un guionista advenedizo se le da por hacer una crítica, no aparecen los mismos autores implicados a defenderse o a darle la razón, básicamente porque esa crítica se habrá perdido en un mar de otras críticas parecidas o muy diferentes.

Lo único que puede hacer un autor (yo lo sé, estuve ahí) es mirar y esperar. La monumental cantidad de críticas decantan siempre un promedio, un saldo positivo o negativo. Y uno podrá enojarse contra ese promedio, alegar que “los críticos” (TODOS) son artistas frustrados, que los lectores que pusieron su opinión en un blog carecen por completo de autoridad para opinar, que hubo un complot, que los franceses (o italianos, o yanquis) no entienden de nuestro sufrir, etc. Uno tiene derecho a ser un necio. Pero nuestro país no es Francia.

Hace ya casi veinte años desde que el sistema de producción masiva de historietas ha dejado existir. Con los cierres definitivos de las editoriales Columba y Récord se terminó de cerrar una etapa que venía en decadencia desde mucho antes: un sistema que supone que los artistas son obreros intelectuales, técnicos/artistas, fuerza de trabajo que entrega su plusvalor a un editor/patrón. Muchos podrían trabajar desde su casa, tener un trato y precio por página preferencial, mejores condiciones de trabajo, pero llegado el caso, todos eran lo mismo: laburantes de la historieta. Y la lógica se repetía dentro de los estudios y agencias de dibujantes: había dibujantes patrones y ayudantes, entintadores, pasadores, rotuladores. Había división del trabajo y división de las ganancias.

Este sistema de trabajo no ha desaparecido del todo. Ha cambiado bastante, pero su lógica más básica permanece inalterable como sistema de trabajo para cualquier editorial de historietas periódicas, ya sea la Eura Editoriale o DC Comics. La camaradería que antes podían tener los que efectivamente eran compañeros de trabajo, ahora ha devenido en los consabidos “códigos” profesionales. Entre otras máximas a respetar a rajatabla están: nunca hablar de dinero y adelantos, nunca hablar mal del trabajo de un “compañero” en público (criticar), respetar la “antigüedad en el cargo”, no pedir ni pasar contactos editoriales, entre otros. Estos códigos tenían una clara razón de ser, no eran ociosos. De ellos podía llegar a depender la estabilidad laboral de un profesional, la manutención de sus hijos, su carrera. En su momento, no era una tontería oscurantista.

Probablemente este consabido Código, haya sido sutilmente impulsado por las editoriales, es decir, por los patrones. Les salió bien. Durante las varias décadas que duró este sistema de trabajo, nunca pudo constituirse un sindicato de historietistas, una asociación que durara en el tiempo y luchara por los derechos de los dibujantes como trabajadores en relación de dependencia (es lo que eran y muchos siguen siendo). Tampoco les vino nada mal que los historietistas tardaran décadas en comenzar a pelear por recuperar sus derechos de autor. Hasta el día de hoy, los atropellos siguen siendo múltiples, pero todos los autores insisten en dar pelea cada uno por su lado, tratando de sacar el mejor trato posible. Así como Massotta fue un precursor de la crítica, el gran Eugenio Zoppi fue quien intentó cambiar algunas de estas cuestiones mientras estuvo al frente de la ADA (Asociación de Dibujantes Argentinos) y nuevamente, no pudo lograrlo.

Y así llegamos a la actualidad. Varios años después de que las últimas editoriales nacionales masivas cerraran sus puertas, cuando ya el concepto de “dibujante laburante” está completamente relativizado por las nuevas formas de contratación del trabajo, los códigos siguen bastante vigentes. Y la crítica de historietas, en su verdadera dimensión, sigue brillando por su ausencia.

El año 2007 fue el año en que más libros se publicaron en la historia de la historieta argentina. Es un cambio fundamental que todavía no ha sido analizado en su tremenda dimensión. Es la primera vez en que la lógica de producción de las historietas argentinas abandona a la revistas como principal soporte, para encontrar un nuevo lugar en los libros. Y con este cambio, también aparece otro: los dibujantes argentinos ya no pueden considerarse laburantes, tipos de oficio. Son más parecidos a proveedores de servicios, para decirlo en términos economicistas. O aún mejor: son muchas cosas diferentes. Según el caso pueden ser historietistas, técnicos, dibujantes, diseñadores, diseñadores web, ilustradores, humoristas, caricaturistas, etc. Hacen libros, cobran derechos de autor, exponen en galerías, hacen presentaciones de sus obras, videojuegos, cartas de magik, store boards, concepts, renders, publicidad, viñetas para celulares, blogs. etc.

Aún dedicándose solamente a la historieta, la oferta de trabajo es muy diversa y extendida. La hiperconectividad ha permitido la aparición de formas de contratación de historietistas completamente novedosas. Desde el fundamental Digital Webbing, que es un extraño regreso al “aprender trabajando” de las antiguas editoriales, hasta la entrada cada vez más frecuente de autores argentinos en las principales editoriales de Europa y el resto del mundo.

Ha llegado el momento de que finalmente se constituya el edificio de la crítica en Argentina. Hace falta comenzar a diferenciar, a discutir, cada cual con su criterio, con nuestras peleas y desacuerdos. La revista Comiqueando ya ha comenzado un cambio apreciable, pero hará falta mucho más. Hará falta diversidad, pluralismo, divergencias, polémicas, corrientes. Habrá muchos exaltados, debates, polémicas, incluso bajezas y golpes bajos. Pero prefiero esto mil veces que los viejos códigos que nos sumen en un mar de obsecuencia, hipocresía y un corporativismo inútil.

Diego Agrimbau
PD: INCREIBLE! A penas termino de escribir este post, me entero de esto: http://historietasargentinas.wordpress.com/
¡El mundo es un lugar más feliz!

32 comments:

Federico said...

Impecable, doctor.

Un comentario. Decís: "Y con este cambio, también aparece otro: los dibujantes argentinos ya no pueden considerarse laburantes, tipos de oficio. Son más parecidos a proveedores de servicios, para decirlo en términos economicistas."

También son más parecidos a artistas. No en tanto pelotudos que se visten de negro y recitan vaguedades, sino como productores con una lógica invertida, que pueden dedicar años a un producto que el mercado no puede pagar en función del tiempo dedicado.
Pero que capaz que se convierte en Cien años de soledad, o en Madame Bovary, o en Maus.

el_bru said...

¿Qué será que hace falta para que se establezca una crítica en el campo de la historieta?
Y... No sé... No será que le falta una especie de casa de estudios legitimada, algo así como un corredor de intelectualidad que nuclee o disponga los términos en los que se debe hablar sobre la historieta? Y digo esto pensando en que la facultad de Letras, la de Cine, la de Bellas Artes, forman críticos antes que artistas en general (sobre todo en la de letras, donde parece más fuerte ese mandato), entonces el crítico tiene una formación para criticar y no es un improvisado. Lógicamente que existen los casos de aquellos que legitimaron sus posiciones por permanencia y logros, pero pueden tranquilamente ser cuestionados.
Falta que se hagan conocidos trabajos de tipos que se pusieron a pensar la historieta (como Eisner o McCloud), falta que haya un método...
Faltan bocha de cosas, pero por lo menos la inquietud existe...

rvs said...

Don Bru: ya está eso que dice pero no en Buenos Aires, sino en la Universidad Nacional de Córdoba.

Gran Diego: gracias por tus comentarios. Ahora no estoy en condiciones de revisar y comentar tu crítica, la leí como pude y pense que tenés que leer Las reglas del arte de Bourdieu, quizás lo tenga Laura o sino se lo pedías a Federico.
Fijate en el blog del seminario de sociología de la historieta realista que empece a dar este año en la facu, busca abajo del todo el programa y el seminario como el libro de Bourdieu trata sobre esta cuestión de la reflexión y la autonomía de los campos, en este caso del de la historieta. ah... es www.seminariohistorieta.blogspot.com

¿PUEDO SUBIR ESTE COMENTARIO TUYO AL BLOG DEL SEMINARIO PARA QUE LO LEAN LOS CHICOS, YA ESTABA RECOMENDADO, PRACTICAMENTE COMO BIBLIOGRAFIA OBLIGATORIA, VER LAS CRITICAS Y LAS DISCUSIONES SUCITADAS ANTERIORMENTE (todo campo es un campo de luchas, dice don Pierre B.)

y, bueno, por ahora te copio un pedacito del libro que el otro día copíe para mandarle al Fede, cuando estaba preparando el blog:

“La evolución del campo de producción cultural hacia una mayor autonomía va acompañada (…) de un movimiento hacia una mayor reflexividad, que lleva a cada uno de los «géneros» a una especie de retroceso crítico sobre sí mismo, sobre su propio principio, sus propios presupuestos (…)” (Bourdieu, P. 1993. Las reglas del arte. Anagrama. Barcelona. Edición original 1992. pp 359/360)

[Tener en cuenta que el sentido de “reflexividad” en Bourdieu es aproximado a racionalidad y a crítica racional, distinto al uso que le da al término Giddens para el cual la “reflexividad” no equivale a racionalidad, si no a saber lo que se hace en sentido práctico o discursivo. rvs ]

Robertovs

Federico said...

Bru:
No creo: históricamente, la crítica es anterior a la institucionalización en universidades. Hay crítica de cine (ni hablar de teatro) desde décadas antes de que surgieran universidades del cine.

El viejo Borges escribía unas críticas de cine maravillosas en los años '30.

El tema es si no será que la crítica es una especie de residuo anacrónico de la sociabilidad del siglo XVIII, y va a llegar a la historieta cuando tiende a desaparecer del resto de las artes... Melancólico destino el de la historieta, llegar tarde a todas partes.

Martin said...

Mire, no se si estaba taaaan equivocado Masotta al decir Literatura dibujada. Mire lo que dice el tano de Vinci:
"La pintura es poesía muda; la poesía, pintura ciega (...). La pintura es una poesía que se ve sin oírla; y la poesía es una pintura que se oye y no se ve; son, pues, estas dos poesías o, si lo prefieres, estas dos pinturas, que utilizan dos sentidos diferentes para llegar a nuestra inteligencia. Porque si una y otra son pintura, pasarán al común sentido a través del sentido más noble que es el ojo; y si una y otra son poesía, habrán de pasar por el sentido menos noble, es decir, el oído. La pintura es una poesía muda, y la poesía una pintura ciega, y una y otra van imitando a la naturaleza en todo cuanto les es posible."
La literatura, en algunos casos, apela a imágenes visuales para conmover, y a su vez las artes visuales toman infinitos recursos literarios.
Es posible que sea positivo "aislar" como objeto de estudio a la historieta para abarcarla y profundizar en su desarrollo como lenguaje. Pero a niveles creativos, y a los fines críticos, hay que mantener la relación con otra artes, ya que es un medio expresivo que se nutre de muchas fuentes.
Muy interesantes apreciaciones las suyas.
También me gustó esa página que está posteada, está en producción o ya se editó?
Saludos!

rvs said...

Disculpen, respecto de que los críticos no sólo son los universitarios, copio un comentario que hice hace un rato en nuestro blog. Y antés, el pedido para reproducir en el blog del seminario de sociología de historietas la subida era para Diego:

Brevemente respecto del comentario de Tinta Cruel: entre los críticos y los creadores, y sobre todo con los editores, suele haber relaciones que al menos chirrían. Los creadores suelen ser renuentes a que se los interprete. Hace años le pregunté a Trillo respecto del contenido y sentido de El Loco Chavez y el me contestó que de eso no sabía nada porque la hacía “por joder”. Y Trillo que ha sido, junto con Oesterheld (revista Dibujantes y Atelier, creo) y Saccomanno, uno de los pioneros en la apertura de espacios críticos de la historieta.

De cualquier manera a lo que quería ir es a ésto: la mayoría de los veces, sobre todo cuando las historietas se crean al calor del plazo de entrega, los creadores están produciendo sentido, proponiendo modelos del mundo y dando visiones sobre el mismo, irreflexivamente. El mismo Oesterheld la daba un sentido al papel de Franco, en El Eternauta, como trece años después, que él mismo no había visto cuando escribía la historia. Hace poco escribí un cuento y Dante Agrimbau lo interpretó, yo no había pensado lo que decía Dante y él tenía toda la razón. Cuando uno escribe lo hace aplicando el sentido práctico, no suele reflexionar en ese momento (y sí uno tiene experiencia en lo que está haciendo, las cosas igual le salen bien), aunque también puede hacerlo
reflexionando, y frecuentemente lo hace.

Bueno, suficiente. Yo anoche me quede pensando en un comentario de El-Bru -que está acá arriba de vuelta- a la última subida que realizó Diego Agrimbau en su blog (y la que recontra recomiendo), y le agregaría al comentario que le hacía anoche - a El-Bru- que es bueno que haya críticos universitarios en el campo de la historieta, pero es mucho mejor si además hacen crítica, aunque sea en forma de comentarios o en sus blogs, los dibujantes, los guionistas, los editores. Y lo bueno es que eso viene pasando de un tiempo a esta parte. La reflexión sobre lo que hacemos es un indicador de madurez del campo de la historieta, de cierta autonomía.
Disculpen, no fue tan corto.
Robertovs

rvs said...

Martín: creo que lo bueno que en las investigaciones ya se ha salido del esquematismo de los sesentas y setenta centrado en el lenguaje, eso ya lo decia el tano Barbieri en su libro sobre los lenguajes del comic, lenguajes en plurar... pero, incluso lo que el propone ahí ha sido supera y creo que ahora estamos trabajando en una perspectiva que tiende a ser transdiciplinaria y no se aisla a la historieta tomandola como objeto de estudio, eso no quita que desde una perspectiva no científica podamos discutir si es arte o no, o si es literatura dibujada o no (ya subiremos un artículo mío donde comento lo de Massotta). De cualquier manera arte es lo que, a partir de la actividad de aquellos a los que se les reconoce el poder de consagrar, que en cada época se dice que es arte. No hay nada que sea arte por esencia, sino pregunten al mingitorio de Duchamp. En todo caso, creo que cuando reclamamos que la historieta sea considerada arte, a sabiendas de que muchas producciones no lo son -como no lo serían muchas novelas o pinturas- estamos reclamando reconocimiento desde una toma de posición, en una relación que es de luchas y competencias. Estamos reclamando un espacio de poder para quienes estamos en el campo de la historieta.
Bue...
Robertovs

Diego Agrimbau said...

Federico:
Exactamente a eso iba, gracias por aclarar. Se me chispoteó en alguna parte de la argumentación.

El Bru:
Sobre todo faltaba la constitución de un corpus más consistente y una mejor salud editorial. Con la reedición de varios clásicos y los nuevos libros, los críticos la tienen más fácil. Sino había que ir buscar revistas al parque rivadavia y era muy triste.
Como habrás visto mi plegaria se escuchó casi de inmediato y apareció algo más que auspicioso.

RVS:
¿En serio les hacés leer eso? Jaja! Más vale que podés subir esto donde quieras. Pero si ponés mi artículo con lo que escriben tus compinches voy a pasar verguenza de verdad. De Bourdie tengo sabidos los conceptos principales de su teoría. Me falta leer más. Ese texto que citás deja todo clarísimo. Ojalá tenga razón y que ese sea el momento que nos toque vivir con la Historieta argentina.

Federic:
¿Como que la crítica tienen a desaperecer en el resto de las artes? ¿Y por qué? ¿Qué va a ser de Catalina Dlguglugli? Explicaaaa!

Martín:
En el nuevo blog de crítica hay justo un artículo sobre Masotta que analiza mucho más a conciencia el tema del nombre de LD. Y en cierta forma, por lo que entiendo, usté tiene más razón que yo. Pensábndolo bien, no creo que hay asido simplemente una cuestión de querer rascar chapa de otras partes.

RVS II:
Es cierto lo que aclarás de que la crítica es un bien común, antes que un coto de los cadémicos. De hecho, no siempre se cruzan. Lo ideal es que haya tantas vertientes de crítica como sea posible, desde la formalidad académica hasta aquella que agita trapos desde el paravalancha. Cada cual después elige su crítico preferido.

rvs said...

OK MUCHISIMAS GRACIAS DIEGO. RVS

Fran Lopez said...

Decía Diego, le replicaba Federico.
Resulta que ahora hacemos más libros, y que nos parecemos a los "artistas" por eso.
Lo que sería verdad, si haríamos libros como pensamos que los libros se suelen hacer. Pero si miramos de cerca, estamos trabajando el libro sólo como formato, y metiendo ahí adentro cosas no tan distintas a lo que hacíamos antes.
De alguna manera, estamos más cerca de ser Dumas descubriendo que puede republicar los folletines en libros que de ser el tipo que escribe 100 años de soledad.
Hablo más de intenciones sobre el mundo, más que de estética, eh.

Nos ponemos el traje, pero en el fondo seguimos bailando Cumbia y no Minuet.
Nada de eso es malo, ni una cosa es mejor o peor que la otra, pero el traje no cambia tanto a la danza, a lo sumo la entorpece o la embellece.

Lo importante es otra cosa.
El movimiento hace al goce.

Brian Janchez said...

hoy lo conoci a javier doeyo y es un tipo macanudisimo, no se porque se pelean.
abrazo.
brian.

Tinta Cruel said...

con respecto a la ADA ( Asociación de Dibujantes de la Argentina)en el período 73 .76 se bregó por conseguir agremiación y otras cosas, la historia posterior ya la conocemos, vale destacar en ese período la actuación de Horacio Altuna como secretario general, si mal no recuerdo ya que yo era chico, pero me consta, como también me consta la brava actuación que tuvo Eugenio en un momento de fractura y naufragio de la ADA posterior al periodo mencionado, comisión que integré por dar una mano
hay algunos puntos en su doxa que me gustaría charlar con usted personalmente algún día, ya que o por vivencia personal o por la mirada que cada uno tiene de un mismo hecho son diferentes a su interpretación

un saludo y siga siga

gerardobasabe said...

estos dibujos son geniales.Un abrazo.chau.

rvs said...

COMENTARIO COMENTADO

SUBIDA DIEGO EN MINUSCULAS: COMENTARIOS DE ROBERTOVS EN MAYUSCULAS:

Desde hace décadas la historieta continúa poniendo en duda su identidad como medio.
BUENO, ESTO EVIDENTEMENTE, ES UNA PAVADA DE PARTE DE QUIENES LO AFIRMAN (LA HISTORIETA NO PUEDE HACERLO PORQUE NO ES UN ENTE CON VIDA PROPIA), DADO QUE NADIE CARECER DE IDENTIDAD, TODOS SOMOS LO QUE SOMOS, ESOS ES NUESTRA IDENTIDAD. AHORA, LO QUE OCURRE, ES QUE HAY GENTE QUE NO LE GUSTAN LAS COSAS COMO SON Y RECLAMAN OTRA COSA Y A VECES HABLAN PAVADAS O LLORAN POR EL PASADO PERDIDO, POR LA EPOCA EN QUE TENIAN PATRON EN LA ESTANCIA.

Hasta el día de hoy no hemos dado con una definición de cómo funciona, de sus recursos, de su lenguaje específico.
BUENO YO CREO QUE ESO YA FUE PRIMERO CON EL LIBRO DE GUBERN SOBRE EL LENGUAJE DEL COMIC Y LUEGO CON EL DE BARBIERI SOBRE LOS LENGUAJES DEL COMIC. EN REALIDAD LO DE LA DEFINICIÓN NO ES DEFINITORIO. YO TENGO UNA POR AHÍ EN MI TESSINA DE LICENCIATURA DEL AÑO 80, HABRIA QUE BUSCARLA, PARA ENTONCES VI TODAS LAS DEFINICIONES QUE PUDE ENCONTRAR Y ARME LA MIA, PERO AHORA NO ME IMPORTA TENER UNA DEFINICIÓN, SI PUEDE SER UN CONCEPTO APROXIMATIVO QUE NO SERIA SEGURAMENTE EL DE MCCLOUD, (UHHH NO SE DONDE HABIA UN TIPO QUE HACIA UNA CRITICA INTERESANTISIMA RESPECTO DE CÓMO MCCLOUD ESTIRO SU DEFINICIÓN PARA HACER EXISTIR LA HISTORIETA DESDE LA PREHISTORIA). VERSO LO DE MCCLOUD, LA HISTORIETA SE INVENTO COMO UNA INDUSTRIA CULTURAL, CON EL OBJETO DE ATRAER MAS LECTORES A LOS DIARIOS.

Ni siquiera hay un consenso aceptable sobre la fecha de su creación. HAY UNA CONVENCION CON YELLOW KID, PERO ES ESO SOLAMENTE: UNA CONVENCION, COMO EL DIA DEL PADRE, LA MADRE O EL PERRO. LA HISTORIETA COMO LA TELEVISIÓN ES UN INVENTO COLECTIVO, QUE NO PUEDE SER ATRIBUIDA A UNA PERSONA EN PARTICULAR, NI FECHARLA.

Pero de todas las inseguridades que tiene el cómic, la peor es su condición incómoda de arte menor. ESE ES UN PROBLEMA DE LOS OTROS, SI QUIENES ESTAN EN EL CAMPO SE HACEN CARGO Y SE SIENTE MENORES PORQUE DE AFUERA SE LOS DICEN, DIRIA PIERRE BOURDIUE QUE ESTARIAN HETERONOMAMENTE DOMINADOS. A MI ME VASTA CON QUE NOS RECONOZCAMOS LOS QUE ESTAMOS EN EL CAMPO, LUEGO SI HAY QUE PELEAR LA POSICIÓN EN EL RESTO DE LOS CAMPOS DE LA PRODUCCIÓN CULTURAL ES OTRA COSA. APARTE LO DE EL ARTE ES UNA PAVADA PORQUE ES UNA CONVENCION QUE SE ESTABLECE EN CADA EPOCA Y ES VARIABLE, ES RESULTADO DE LAS APUESTAS QUE JUEGAN DISTINTOS ACTORES RESPECTO DE QUE ES ARTE (SINO PREGUNTALE A HAROLD BLOOM Y LA MAGNIFICA RESPUESTA QUE LE DA STEPHEN KING EN CORAZONES EN ATLANTIS)

Y por los múltiples atrasos que tiene nuestro país con respecto a las potencias mundiales del cómic, estas inseguridades están todavía más lejos de ser resueltas. DANTE ESTO TE PASA POR IR A FRANCIA, TE QUERES SENTIR SEGURO EN ARGENTIA Y NO LO DIGO POR LOS CHOROS. BUENO, ESTE ES OTRO PROBLEMAS, ES EL PROBLEMA DEL PAIS, SOMOS TERCER MUNDO. NO PODEMOS PRETENDER QUE NUESTRA HISTORIETA SEA DEL PRIMER MUNDO, AUNQUE MUCHOS TRABAJEN PARA EL PRIMER MUNDO, TRABAJAN PARA EL PRIMER MUNDO PORQUE A ELLOS LES CONVIENE, EN ALGUN MOMENTO DE LOS CINCUENTA VENIAN A TRABAJAR ACA… PERO, BUENO, PODEMOS ORGULLOSAMENTE DECIR QUE HEMOS TRIUNFADO EN FRACASAR Y QUE SOMOS EL UNICO PAIS QUE FUE POTENCIA MUNDIAL (SIN TENER EN CUENTA QUE LA RIQUEZA NO ERA REDISTRIBUIDA) Y DEJO DE SERLO. SOMOS UN GRAN PUEBLO QUE CON GRAN EMPEÑO SE HA ESFORZADO UNA Y OTRA VEZ PARA QUE ESTE PAIS SEA UNA MIERDA.

Durante décadas la labor historietística argentina existió como una forma de trabajo técnico que requería de cierta aptitud artística. Una circunstancia no muy diferente a la de cualquier ebanista, orfebre o fotógrafo, cuyos rasgos de autor permanecían en su obra, pese a ser destinada a un medio industrial completamente serializado. OK MAS O MENOS LO MISMO ES LA MIRADA DE LOS ENCARGADOS DE CONSAGRAR QUE VA A SER CONSIDERADO ARTE LA QUE HACE A UN OBJETO ARTESANIA U OBRA ARTISTICA…

Hubo una temprana emancipación (OJO MACHO, QUE EMANCIPACIÓN ES UNA PALABRA MUY FUERTE Y MUY CARGADA, TANTO COMO LIBERACIO O… ), cuando los autores comenzaron a firmar sus obras, que si la memoria no me falla es adjudicable al mismísimo Oesterheld y su editorial Frontera. Hasta entonces, daba lo mismo que una historieta la hiciera Roume o Pratt, mientras contara con los requerimientos mínimos de calidad técnica y artística. MAS QUE EMANCIPACIÓN, EN CUANTO ERAN TRABAJADORES DE UNA INDUSTRIA, CULTURAL, HABIAN CONSEGUIDO UN AVANCE SINDICAL. CLARO QUE OESTERHELD CAMBIA ALGO PORQUE EL MISMO AUTOR SE CONVIERTE EN EDITOR, PERO POR ESO MISMO Y POR SU INCOMPETENCIA COMO EDITOR TODO SE LE VA A LA MIERDA.

Pero aún con la aparición del autor como figura central, por aquellos tiempos aún se estaba muy lejos de que se comenzara a hablar en términos de “arte”, al momento de referirse a la historieta. YO CREO QUE LO QUE HOY SE SUELE LLAMAR COMIC O HISTORIETA DE AUTOR NACE CON OESTERHELD, CON EISNER, CON CANNIF (AUN A PESAR DE LAS IMPOSICIONES DE LA INDUSTRIA CULTURAL) Y, TENIENDO QUE VER CON LO QUE SE LLAMO CINE DE AUTOR, SE VA CONSOLIDANDO LUEGO DE LA APARICION DE LA HISTORIETA EUROPEA PARA ADULTOS DE CREPAX, A MOEBIUS, A PRATT, ULTIMA PARTE DE LOS SESENTAS.

Fue recién luego de los años 60’s cuando tras el proceso modernización que se produce en todos los campos, y especialmente la aparición de los estudios científicos de la cultura popular, comienza a hablarse de la historieta en términos de “arte”. RECUERDEN LO QUE OESTERHELD DECIA EN EL CIERRE DE LA BIENAL DEL 78, LO VUELVE A DECIR EN EL REPORTAJE DE TRILLO Y SACCOMANNO: LA HISTORIETA PASABA AL MUSEO CUANDO LA HISTORIETA ARGENTINA HABIA MUERTO (EN REALIDAD ESTABA EN UNA PROFUNDA CRISIS, RECURRENTEMENTE TENDRA PROFUNDAS CRISIS, ESTAMOS EN ARGENTINA ¿NO? NO SOMOS EL PRIMER MUNDO CON SUS PEQUEÑAS CRISIS.

Y fueron los teóricos y críticos de entonces quienes comenzaron el rescate, Umberto Eco y Claude Moliterni en Europa, y el gran Oscar Masotta en nuestro país poco tiempo después. Fue justamente Masotta, en la Bienal Internacional del 68 del Instituto Di Tella, quien por primera vez expone a Breccia en una galería. Al mismo tiempo titulaba a la revista LD, “Literatura Dibujada”. En su afán por prestigiar al medio que lo fascinaba, trataba de traficar capital simbólico de las artes aledañas mayores ya establecidas. La historieta era literatura y era arte pictórico, todo junto y al mismo tiempo. El tiempo probaría que estaba equivocado, pero Masotta fue el primero en nuestro país en intentar darle una estatura diferente a la historieta con todas las imposibilidades del caso. Fue el primero en intentar un aparato crítico del campo y no pudo lograrlo.
YO CREO QUE EL PROBLEMA CENTRAL ES QUE EL APARATO CRITICO ERA EXTERNO AL CAMPO, MIREN UN ARTICULO QUE HICE HACE MUCHO SOBRE OESTERHELD, EL CAMPO DE LA HISTORIETA Y EL CAMPO DEL ARTE EN LOS SESENTAS EN www.seminariohistorieta.blogspot.com, BUSQUEN BASTANTE ABAJO.

LUQUITAS BERONE ESTA TRABAJANDO ESTO EN SU TESIS DE MAESTRIA, TIENEN ALGUNOS ADELANTOS SOBRE MASOTTA Y STEIMBERG EN www.historietasargentinas.wordpress.com
UH, QUE MANERA DE PASARSE AUTO-CHIVOS.

RESPECTO DE MAURICE HORN Y OTROS NO PASAN DE LA RECOPILACIÓN DE DATOS O DEL DATO SUPERFICIAL, ASI COMO SASTURAIN NUNCA VA A PODER ABANDONAR LO PERIODISTICO EN SUS LIBROS. YO CREO QUE HACE POCO HA EMPEZADO A APARECER UNA CRITICA QUE SOLAPA (PALABRA PARA DECIR QUE SE SUPERPONEN) EL CAMPO DE LA INVESTIGACIÓN ACADEMICA CON EL DE LA HISTORIETA… Y NO FUE ACA DONDE EMPEZO.

Con la aparición de la crítica como institución en el mundo, aparece formalmente la aspiración de la historieta a ser considerada un arte con letras mayúsculas. La calificación oficial de “arte” involucra su institucionalización, la existencia de museos y centros de estudio, de un patrimonio histórico, de una teoría propia y obviamente, de canales para el desenvolvimiento de la crítica. NO IMPORTAN ESTAS CRITICAS, IMPORTAN LAS INTERNAS AL CAMPO, PORQUE SI DESDE EL MISMO CAMPO LAS CRITICAS CONSAGRAN A LAS MEJORES OBRAS Y AUTORES, AVANZAMOS HACIA ALGUNA REGION DE AUTONOMIA EN EL CAMPO DE LA HISTORIETA, SINO ESTAMOS DETERMINADOS HETERONOMAMENTE. SI EL ARTE, EL MUSEO, SI VIENEN POR AÑADIDURA AL PELO, PERO NO DEBE SER UNA META NI PRINCIPAL NI IMPORTANTE. A MI ME IMPORTA UN CARAJO QUE SE CONSIDERE ARTE O NO A LA HISTORIETA, ME IMPORTA QUE HAYA HISTORIETAS QUE NOSOTROS DIGAMOS QUE SON ARTE, QUE SON DE CALIDAD Y QUE SE PUBLIQUEN EN ARGENTINA, QUE SE PUBLIQUEN EN ARGENTINA LAS BUENAS HISTORIETAS DE ARGENTINOS, QUE LLEGUEN LAS BUENAS HISTORIETAS EXTRANJERAS…

EL ARTE QUE SE LO METAN EN LOS MUSEOS QUE SERIA COMO ENTRAR AL MAUSOLEO.
ME IMPORTA EN DEFINITIVA QUE LA CRITICA SE HAGA DESDE EL PROPIO CAMPO DE LA HISTORIETA.

Las condiciones objetivas ya estaban dadas desde décadas atrás. Es decir, miles historietas alrededor del mundo ya tenían mérito suficiente, pero todavía nunca habían tenido la aspiración. Y fue el conjunto de la crítica mundial, ejercida por autores y especialistas, por historiadores y periodistas quienes comenzaron con los sucesivos rescates que poco a poco fueron canonizando a los que ahora consideramos que son las obras fundamentales de medio: desde Little Nemo hasta Mort Cinder, pasando Krazy Kat y The Spirit. Suponer que estas obras se canonizaron por sí mismas, merced a su calidad intrínseca, por insistencia de sus autores o por el amor de sus lectores, descartando toda intervención del aparato crítico, equivale a subestimar por completo los procesos históricos que conciernen a la historia del arte.
BUENO, MAS O MENOS MAS DE LO MISMO, DIEGO ES COMO DECIR “¿Por qué NO NOS QUIEREN?”, YO DIGO VAYAN A LA MIERDA, NO NECESITAMOS QUE NOS RECONOZCAN LOS OTROS, NOSOTROS NOS RECONOCEMOS Y SI NOS RECONOCEMOS TENEMOS PODER PARA PELEAR CON LOS DE AFUERA.

En el proceso de canonización, la inmensa mayoría de las obras quedaron afuera, relegadas a ser una nota al pie en el más extensivo de los relevos historiográficos. Quedaron afuera por deméritos propios, por injusticia o por mala suerte. Pero seguramente hubo muchísimos viejos autores enojados, resentidos o amablemente resignados. La crítica siempre va a dejar a alguien afuera. Esa es la idea. Es la forma de exaltar al sobresaliente, al más talentoso, al que innova, al que lleva la contra o al que mejor representa un estilo o un género. Es la forma de volver a repartir las cartas, de discernir, de discriminar lo bueno de lo malo.

BUENO, ESTO NO TE LO DISCUTO Y EN PARTE PORQUE MUCHO ES MAS DE LO MISMO, PORQUE ES PARA UN LIBRO LA CANONIZACIÓN, GENERALMENTE SE HACE DESDE AFUERA DEL CAMPO DE LA HISTORIETA Y SIGNIFICA QUE ALGO SE TORNA CLASICO PORQUE OFICIALMENTE LO RECONOCE EL SISTEMA ESCOLAR. COMO PASO CON EL ETERNAUTA EL AÑO PASADO. PERO, NOSOTROS, EN EL CAMPO DE LA HISTORIETA CANONIZAMOS TAMBIEN A MOORE, A CLOVER, A AGRIMBAU (UHH MIRATE AL ESPEJO A VER SI TENES EL AURA)…

Pero por suerte, la crítica, no está constituida por una sola mirada. En cualquier medio desarrollado (Francia, entiéndase), los críticos de historieta son cientos, tal vez, miles. Hacen de la crítica su profesión y viven de ello. Tienen academias, asociaciones, festivales, premios. Trabajan en revistas especializadas, en diarios de circulación masiva, en radios, en Internet o la televisión. No hay muchos medios que no tengan un crítico de BD, siendo algo tan natural como tener un crítico de cine estable.

BUENO, DEPENDE DE LO QUE SE GENERE INTERNAMENTE, PERO SOMOS TERCER MUNDO. POR AHORA PODEMOS DECIR QUE BUENO LA ROLLING Y LA MANO COMENTARON HATE. LA MANO PUBLICO A LOS LOCOS DE HISTORIETAS REALES. ES PARTE DE UNA LUCHA IR LOGRANDO QUE APAREZCAN ESOS ESPACIOS, PERO SI LA HISTORIETA ARGENTINA SE DESARROLLA NO SOLO PARA AFUERA SINO TAMBIEN PARA ADENTRO, Y ESO ES DIFÍCIL PORQUE EL MERCADO ES MUY PEQUEÑO. ¿¿PUEDE UNA TRIBU LOGRAR QUE LOS MEDIOS MAS IMPORTANTES COMENTEN SUS PRODUCTOS??

Y esta oferta amplia de miradas distintas es lo que logra que la crítica tenga miles de voces diferentes y no pueda ser reprochable como una entidad unívoca. Nadie tiene la última palabra sobre un autor o una obra. Hay corrientes, hay grupos enfrentados, hay críticos más importantes que otros. Cuando a un guionista advenedizo se le da por hacer una crítica, no aparecen los mismos autores implicados a defenderse o a darle la razón, básicamente porque esa crítica se habrá perdido en un mar de otras críticas parecidas o muy diferentes.

OK EL CAMPO DE LA CRITICA ES UN CAMPO DE LUCHAS, POR ESO ME PARECIO FANTASTICO QUE APARECIERA EL TOMI PUTEANDO EN TU BLOG, MOSTRO QUE YA QUE SE PASO DE LA DOXA A LA ORTODOXIA.

Lo único que puede hacer un autor (yo lo sé, estuve ahí) es mirar y esperar. La monumental cantidad de críticas decantan siempre un promedio, un saldo positivo o negativo. Y uno podrá enojarse contra ese promedio, alegar que “los críticos” (TODOS) son artistas frustrados, que los lectores que pusieron su opinión en un blog carecen por completo de autoridad para opinar, que hubo un complot, que los franceses (o italianos, o yanquis) no entienden de nuestro sufrir, etc. Uno tiene derecho a ser un necio. Pero nuestro país no es Francia.

TAMPOCO QUISIERA SER FRANCIA. LOS QUE PUTEAN CONTRA LAS CRITICAS ARGUMENTADAS SIN ARGUMENTOS JUEGAN A LA ORTODOXIA Y NO MERECEN NI SER COMENTADOS. BUENO, ACA TE ESTA DEFENDIENDO VOS DE ALGUNOS ATAQUES BAJOS Y SUCIOS. YO CREO QUE TODO ESPACIO EN EL CAMPO ES BUENO PARA LA CRITICA Y QUE SIN LA CRITICA EL CAMPO NO SE AUTONOMIZA Y QUE ESTAMOS ANTE UNA OPORTUNIDAD UNICA QUE SURGIO POR LA QUIEBRA DE LAS GRANDES EDITORIALES Y LA APARICION DE AHI Y OTRAS COSAS, EVENTOS… PERO, COMO ESTAMOS EN UN CAMPO QUE COMO INDUSTRIA CULTURAL ES UN CAMPO TENDENCIALMENTE DOMINADO POR LO ECONOMICO, SOLO TIENE REGIONES AUTONOMAS, LA MAYORIA O TODOS TIENEN QUE BUSCAR TRABAJOS AFUERA PARA VIVIR…

Hace ya casi veinte años desde que el sistema de producción masiva de historietas ha dejado existir. Con los cierres definitivos de las editoriales Columba y Récord se terminó de cerrar una etapa que venía en decadencia desde mucho antes: un sistema que supone que los artistas son obreros intelectuales, técnicos/artistas, fuerza de trabajo que entrega su plusvalor a un editor/patrón. Muchos podrían trabajar desde su casa, tener un trato y precio por página preferencial, mejores condiciones de trabajo, pero llegado el caso, todos eran lo mismo: laburantes de la historieta. Y la lógica se repetía dentro de los estudios y agencias de dibujantes: había dibujantes patrones y ayudantes, entintadores, pasadores, rotuladores. Había división del trabajo y división de las ganancias.

JUA… ERAN LAS PATRONALES. CUANDO ESTABAN LOS GUIONISTAS Y DIBUJANTES LOS PUTEABAN, ME CONSTA PERSONALMENTE. EN FRONTERA PUDIMOS VER COMO TODOS LLORABAN POR NO TENER ALGO COMO COLUMBA, TIPO “QUIERO UN PATRON, QUIERO APORTES, QUIERO JUBILARME”. Y LA CHARLA SE CORTO ANTES DE QUE SE HABLARA DE CUALES ERAN LAS CONDICIONES REALES DE TRABAJO EN COLUMBA Y QUE LA MAYORIA DE LO QUE PUBLICA COLUMBA ERA UNA MIERDA, QUE ADEMAS ARRUINABA ALGUNAS COSAS BUENAS CON ESOS COLORES DE CUARTA…

Este sistema de trabajo no ha desaparecido del todo. Ha cambiado bastante, pero su lógica más básica permanece inalterable como sistema de trabajo para cualquier editorial de historietas periódicas, ya sea la Eura Editoriale o DC Comics. La camaradería que antes podían tener los que efectivamente eran compañeros de trabajo, ahora ha devenido en los consabidos “códigos” profesionales. Entre otras máximas a respetar a rajatabla están: nunca hablar de dinero y adelantos, nunca hablar mal del trabajo de un “compañero” en público (criticar), respetar la “antigüedad en el cargo”, no pedir ni pasar contactos editoriales, entre otros. Estos códigos tenían una clara razón de ser, no eran ociosos. De ellos podía llegar a depender la estabilidad laboral de un profesional, la manutención de sus hijos, su carrera. En su momento, no era una tontería oscurantista.

NO SON CODIGOS PROPIOS DE QUIENES SON EMPLEADOS, OBREROS… BAJO EL ALA Y EL DOMINIO DEL PATRON.

Probablemente este consabido Código, haya sido sutilmente impulsado por las editoriales, es decir, por los patrones. BUENO, NO FUE MUY SUTILMENTE COMO LO IMPULSARON. LOS INVENTORES FUERON LOS SYNDICATES YANKEES QUE NO SE PUEDEN TRADUCIR COMO SINDICATOS, SINO COMO EMPRESAS, COMO PATRONALES.

Les salió bien. Durante las varias décadas que duró este sistema de trabajo, nunca pudo constituirse un sindicato de historietistas, una asociación que durara en el tiempo y luchara por los derechos de los dibujantes como trabajadores en relación de dependencia (es lo que eran y muchos siguen siendo). Tampoco les vino nada mal que los historietistas tardaran décadas en comenzar a pelear por recuperar sus derechos de autor. Hasta el día de hoy, los atropellos siguen siendo múltiples, pero todos los autores insisten en dar pelea cada uno por su lado, tratando de sacar el mejor trato posible. Así como Massotta fue un precursor de la crítica, el gran Eugenio Zoppi fue quien intentó cambiar algunas de estas cuestiones mientras estuvo al frente de la ADA (Asociación de Dibujantes Argentinos) y nuevamente, no pudo lograrlo.

SI… LOS HISTORIETISTAS ARGENTINOS COMO OBREROS DIERON VERGÜENZA, SALVO HONROSOS NOMBRES DE GENTE A LA QUE NO SE LE DIO BOLA, EN LA HISTORIA DEL MOVIMIENTO OBRERO ARGENTINO NO OCUPARAN NI UNA LINEA.

Y así llegamos a la actualidad. Varios años después de que las últimas editoriales nacionales masivas cerraran sus puertas, cuando ya el concepto de “dibujante laburante” está completamente relativizado por las nuevas formas de contratación del trabajo, los códigos siguen bastante vigentes. Y la crítica de historietas, en su verdadera dimensión, sigue brillando por su ausencia.

BUENO MACHO LLEGO LA FLEXIBILIDAD LABORAR, YA NO SON MAS OBREROS, EMPLEADOS… SON SUS PROPIOS DUEÑOS. MENTIRAS DE LA GLOBALIZACIÓN NEOLIBERALIZANTE… LA PUTA QUE LOS PARIO, QUE CONDENA A MEDIO MUNDO A LA PRECARIEDAD. ZAZ LO DIJE.

El año 2007 fue el año en que más libros se publicaron en la historia de la historieta argentina. Es un cambio fundamental que todavía no ha sido analizado en su tremenda dimensión.

HIPÓTESIS PROVOCADORA: PUEDE PASAR COMO CON EL PADDLE O LOS CALL CENTRES, ESTAN APARECIENDO MAS EDITORIALES QUE LAS QUE EL MERCADO PUEDE SOPORTAR. VAN A QUEDAR POCAS EN PIE. JE… ¿Qué OPINAN?

Es la primera vez en que la lógica de producción de las historietas argentinas abandona a la revistas como principal soporte, para encontrar un nuevo lugar en los libros.
Y SI PORQUE CON LAS TIRADAS ACTUALES ES IMPOSIBLE IR A LOS KIOSCOS SALVO LAS ZONAS CENTRALES DE BUENOS AIRES, SE VA A LAS LIBRERIAS Y COMIQUERÍAS POR NECESIDAD.

Y con este cambio, también aparece otro: los dibujantes argentinos ya no pueden considerarse laburantes, tipos de oficio. Son más parecidos a proveedores de servicios, para decirlo en términos economicistas. O aún mejor: son muchas cosas diferentes. Según el caso pueden ser historietistas, técnicos, dibujantes, diseñadores, diseñadores web, ilustradores, humoristas, caricaturistas, etc. Hacen libros, cobran derechos de autor, exponen en galerías, hacen presentaciones de sus obras, videojuegos, cartas de magik, store boards, concepts, renders, publicidad, viñetas para celulares, blogs. etc.

PERO SON LABURANTES, OBREROS, Y SI QUIEREN SER ARTISTAS QUE LO SEAN, NO SE ENGAÑEN POR LOS ESPEJITOS DE COLORES DEL NUEVO ORDEN. UNA DE LAS POCAS COSAS BUENAN QUE HAN HECHO ES SALTAR, ¿¿¿EN REALIDAD SALTARON MUCHOS????, A DEFENDER A SABATT DE LA IRAS DE LA CUASI-PRESIDENTA O PRESIDENTE.

Aún dedicándose solamente a la historieta, la oferta de trabajo es muy diversa y extendida. La hiperconectividad ha permitido la aparición de formas de contratación de historietistas completamente novedosas. Desde el fundamental Digital Webbing, que es un extraño regreso al “aprender trabajando” de las antiguas editoriales, hasta la entrada cada vez más frecuente de autores argentinos en las principales editoriales de Europa y el resto del mundo.

O SEA MACHO SOMOS MANOS DE OBRA TERCERMUNDISTA, CALIFICADA, QUE EN GRACIAS A INTERNET, AHORA PODEMOS VENDERNOS EN FORMA MAS SENCILLA AL EXTERIOR. SI QUIEN NO QUIERE VENDERSE, ES LOGICO, HAY QUE DARLE DE COMER A LAS FAMILIAS…

Ha llegado el momento de que finalmente se constituya el edificio de la crítica en Argentina. Hace falta comenzar a diferenciar, a discutir, cada cual con su criterio, con nuestras peleas y desacuerdos. La revista Comiqueando ya ha comenzado un cambio apreciable, pero hará falta mucho más. Hará falta diversidad, pluralismo, divergencias, polémicas, corrientes. Habrá muchos exaltados, debates, polémicas, incluso bajezas y golpes bajos. Pero prefiero esto mil veces que los viejos códigos que nos sumen en un mar de obsecuencia, hipocresía y un corporativismo inútil.

CHE, ESTO ES UNA PROCLAMA!

Diego Agrimbau
PD: INCREIBLE! A penas termino de escribir este post, me entero de esto: http://historietasargentinas.wordpress.com/
¡El mundo es un lugar más feliz!

BUENO, SI EL MUNDO ES UN LUGAR MAS FELIZ ES QUE ERA FELIZ, YO DIRIA EL MUNDO ES UN LUGAR MENOS INFELIZ. PERO, EN REALIDAD ESE BLOG ES UN PALITO EN EL OCÉANO.

ROBERTO VON SPRECHER
DIEGO, COMO DE COSTUMBRE NO CORREGI LO QUE ESCRIBI, DEBE HABER ERRORES ORTOGRAFICOS Y CONCEPTUALES QUE SON LOS PEORES, PERO LA IDEA ESTA…

Smilton said...

Comparto muchas de tus ideas y de las que dejaron varios más arriba. Leí tus criticas y las de otros y la diversidad siempre mejora lo que hay, siempre que sea con respeto hacia el trabajo del otro. Guionista/Dibujante/Ilustrador/Editor, todos forman parte de un medio que se necesitan para subsistir. Sin dejar afuera al "lector" del que todos vivimos y necesitamos para tener un mercado.
Cuando nos olvidamos que todos somos patas de una misma mesa es cuando pasa lo que pasó hasta ahora.Dejar de pensar en el todo para solo ver el problema particular es lo que explica todas la crisis financieras, económicas y culturales de Argentina a lo largo de su historia.
La historieta es solo un ejemplo más de nuestro modo de actuar. Pudimos ser potencia cultural y económica (lo fuímos) y solo nos conocen por los desastres que vivimos cada 5/10 años. Hay Individuos conocidos por meritos propios, ya que nosotros en conjunto no ayudamos a nadie. ¿O no defenestramos al futbolista que se equivoca?, ¿o el deportista que no sale 1ero?, o ¿al dibujante que no me gusta?
En lo que nos importa, la historieta- veamos como recuperar el mercado- que necesitamos para ser una industria cultural (que fuimos) Necesitamos esa industria para que puedan vivir los autores, los criticos, los editores. Todo lo demas se acomoda naturalmente y sino se luchara por esas reivindicaciones. Si nos peleamos solamente, caeran los pequeños atisbos de mejora que hay. La Fierro no me gusta,pero es bueno que siga saliendo, se animaran otros con otra propuesta como Magma, que por diferente complementa y estoy esperando las que vienen que seguramente por prueba y error de las anteriores van a ser mejores. Hasta que ojalá en un futuro cercano tengamos un mercado fuerte que le pague a sus autores como para vivir de sus trabajos y no solo sean expresiones artisticas individuales o refritos de cosas ya hechas.
Cada uno desde su lugar debería ayudar a que esto pase y dejemos de ser tan dependiente del Manga/superheroe/europeo que importamos y fanatisamos.
Saludos.

Hernán Carreras said...

Profe:
¡Excelente nota y el link del final!

a Fran Lopez:
Completamamente deacuerdo con su apreciación del contenido de estos libros que se publican. En su mayoria son más bien la reimpresion (o primera impresion) de cosas ya publicadas (web o papel) en un libro recopilatorio.

De ésta manera no se alejan tanto de las antologias hechas en revista.

Igualmente no lo veo como algo malo. Solo habrá que realizar más material nuevo en formato "Libro" (Novela grafica?)

El tema es que los pagós aca no permiten trabajar semejantes proyectos para que salgan aca.

santiago veron 1987 said...

Hola, no voy a hablar tanto de crítica como de teoría. Según entiendo, con olas como la de los Cahiers du Cinéma, son dos cosas que van de la mano. Si me equivoco y estoy saliendo de tema nomás, por favor disculpen el espacio ocupado, y por favor también explíquenme cómo es la cosa.

Yo me pregunto cómo y dónde puedo aprender las herramientas de análisis que necesito para crear. Las cosas que uno no conoce así como así: ¿Qué es “arte”, “medio”, “lenguaje”? Esos conceptos que no son parte de las reseñas (el tipo de análisis que está más a mano, ejemplo revista Rolling Stone), pero sí son parte de la crítica. Y de la teoría.

Tuve la suerte de conocer a Federico Reggiani; su dirección salió en una revista y lo contacté porque también vivo en La Plata. Una de las cosas que me dijo es que los franceses y los yanquis no se leen entre ellos. Nosotros, en cambio, los leemos a ambos, y tenemos que aprovechar nuestra ventaja. Esa es mi segunda preocupación: las cosas que no llegan a donde está uno, por la distancia o por tratarse de medios distintos.

Así que, ¿cómo habilitar esa información, pensando en los productores que la usarán para crear? El “estilo McCloud” labura bastante sobre eso, y si McCloud es boludo en otras cosas (que lo es) entonces tenemos que inventar diez o veinte McClouds nuevos, mejores que él. HistorietasArgentinas.wordpress es algo que me alegra mucho mucho, y lo pienso leer, lo pienso seguir.

Yo estudio/aprendo historieta en la escuela de La Productora, guión de cine en la escuela del creador de Hermanos & Detectives, y diseño de juegos, diseño de videojuegos y diseño de juegos de rol en, bueno, Internet. (Igual hay lugares, aunque muchos de ellos forman obreros. Ah, y hablando de Internet, es increíble, pero hace apenas un par de semanas los de los videojuegos independientes postearon un ensayo análogo al que estamos discutiendo hoy.) Una vez Reggiani me comentó que le intrigaban cuáles serían las fórmulas de género que aplican los guionistas yanquis a las películas, y qué pasaría si uno las rompe en lugares estratégicos. Ahora puedo decir que Syd Field y los que siguieron a Syd Field dividen a la historia en tres actos, y otorgan al primero el 25% del tiempo de proyección, al segundo el 50% y al tercero los otros 25%. (Las que rompen con esto lo saben, por ejemplo Crimen Ferpecto con su 40% 40% 20%, que se ocupa de ser especialmente interesante durante su Exposición.) Pero: Si quiero llevar a historieta eso, ¿qué? ¿Cuento las páginas? No hay casi bibliografía, dicen, pero ¿será verdad? ¿Ni siquiera en Francia? ¿Aunque sea un memorándum, en una empresa de Japón?

(No hace falta irse tan lejos, tampoco: díganme a dónde carajo voy para aprender a escribir un cuento. Una novela. Un lugar bueno, que me enseñe la técnica de manera transparente. Delen. Ja, ¿no les irrita a ustedes también?)

La semana pasada uno de mis profesores de mi escuela de guión de cine, en un acercamiento con buena onda, me dijo que seguro me iba a gustar Alien de entre las películas que tenemos que ver para esta semana, yo que estoy en eso de las historietas. Le agradecí y la clase siguiente le traje un paquete en el que le presté Astérix y Cleopatra, Morón Suburbio, BABEL: Alcatena Sketchbook, El Otro, y la Fierro en la que salen la historieta Beatle de Agrimbau y Agé de Sáenz Valiente, con énfasis en la de Agrimbau. (Entre paréntesis, macho: ¿cómo hiciste para crear eso?) ¡Y le encantó! De las que empezó a leer la que más le gustó es El Otro, “que debe ser es la más simple” dice, ja no tiene ni idea. También dice que Alcatena le voló la cabeza, que tiene que conseguir una ampliación de páginas de él para colgar. Bueno, precisamente en ese mismo Sketchbook leo que Alcatena dice que la historieta tiene que dejarse influenciar por muchas cosas, como por ejemplo el teatro de títeres, y dejarse de hinchar con el cine. Leo, y pienso, ¿qué carajo sé yo del teatro de títeres? Nada. Lo consideraba un subconjunto del teatro, quizás de la plástica, de la animación. Me estoy perdiendo de algo, seguro.

Internet es buena para estas ansiedades. Encontré una vez aficionados al radioteatro, que siguen produciendo para el que le interese. Están los de las Aventuras de Texto, también, que mantienen viva una forma que desapareció comercialmente hace 15 años, explorando sus posibilidades expresivas. Fui a comprar revistas de información el otro día. No Comiqueando, ni Lazer, sino Seventeen, para las chicas de 13 que quieren ser lindas, y Carburrojo, para los amantes de las carreras de autos. (Tuve que inventar el título recién, no la tengo a mano.) Carburrojo resultó la más interesante: juntaron para una nota a las cabezas del TC2000, la Fórmula 1, y las otras dos, no recuerdo los nombres. Tampoco sabía que competían por separado. Pero discutían cómo establecer políticas en común para avanzar sobre el espacio televisivo del fútbol. Jamás miré una carrera, pero no costaba entender la preocupación de los tipos, que tratan de que su actividad siga existiendo.

Y anteayer, un compañero dibujante me llevó a conocer a unos chicos que pusieron una pequeña empresa y están diseñando un pequeño videojuego de rol, basado a su vez en un pequeño juego de rol, a ver si los convencíamos de sumarme al proyecto. Les hablé de Allen Varney, Greg Costikyan, Warren Spector, de lo que estoy preparando para la vacante de guionistas en BioWare, de los foros de teoría, crítica y taller que surgieron hace pocos años, y parece que los impresioné. Pibes con mucha garra, pero también algo de ingenuidad, análogos a nuestros chicos que sacan un fanzine de historietas de antología continuadas, sin darse cuenta de que van a poder publicar una o dos por año.

Entonces: creo que hay que habilitar, por su importancia y con urgencia, la información que no está disponible. Recuerden al crear espacios de difusión que tiene que haber versiones, resúmenes, historietas que hagan llegar la teoría de la manera más clara y accesible posible. Podemos prescindir del boludo de anteojos y camisa escocesa, pero... no podemos crecer sin autores que sepan lo que están haciendo.

Mientras tanto, voy a buscar a ese Bourdieu. Saludos : )

Semana Onírica said...

Ehm, la verdad todo este debate me parece una mascarada a que un tarado en un blog te basureó un laburo tuyo y es tu manera de descargarte, pero en realidad debe ser que no estoy a la altura de la discusión por piscuí.


Wow, esa página parece salida de Ranxerox.

Y, noticias, para no dejarte picando la pelota desde la vez que fui a tu estudio, y porque te comiste mi drama, creo que tenés derecho a saber cómo van las cosas. Primero: mi abuelo ya falleció, estamos todos exhalando de tranquilidad después de un velorio de 4 meses (en el lecho de muerte, no podía sacar de mi cabeza la canción "love me do"). Segundo: mi viejo no perdió su fuente laboral, repuntó (se estabilizó un cacho la situación), y está analizando la posibilidad de otro laburo como músico en otra orquesta, mejor. Y tercero, yo: conseguí un buen laburo dibujando para una producción teatral. Sigo un poco nervioso por el tema de la película, pero por suerte no firmé nada (esta semana llegan contratos).

Abrazo Diego, nos vemos por ahís.

Semana Onírica said...

Ehm, la verdad todo este debate me parece una mascarada a que un tarado en un blog te basureó un laburo tuyo y es tu manera de descargarte, pero en realidad debe ser que no estoy a la altura de la discusión por piscuí.


Wow, esa página parece salida de Ranxerox.

Y, noticias, para no dejarte picando la pelota desde la vez que fui a tu estudio, y porque te comiste mi drama, creo que tenés derecho a saber cómo van las cosas. Primero: mi abuelo ya falleció, estamos todos exhalando de tranquilidad después de un velorio de 4 meses (en el lecho de muerte, no podía sacar de mi cabeza la canción "love me do"). Segundo: mi viejo no perdió su fuente laboral, repuntó (se estabilizó un cacho la situación), y está analizando la posibilidad de otro laburo como músico en otra orquesta, mejor. Y tercero, yo: conseguí un buen laburo dibujando para una producción teatral. Sigo un poco nervioso por el tema de la película, pero por suerte no firmé nada (esta semana llegan contratos).

Abrazo Diego, nos vemos por ahís.

Semana Onírica said...

La página de historieta argentina en wordpress sorprendió mucho, creo yo, por el nivel de seriedad que tiene. A mí, la verdad, un poco me intimida, y como termómetro de boludez que puedo ser, espero que eso no les juegue en contra. Digo eso teniendo en cuenta que la popularidad de la historieta (o medio de difusión de la historieta) últimamente se gana por medio de la onda que se genera en relación con el público, no tanto por la calidad o seriedad del contenido de la misma.

Semana Onírica said...

Y a Santiago Verón, GRACIAS por el dato de los radioteatreros, creí que era el único gil. Tengo varias cosillas que fui recolectando con el tiempo.
Si te interesa, te dejo mi mail:
el_inconsciente@yahoo.com.ar

Federico said...

¡Hola, Santiago!
Me parece que hay distintos significados de la frase "aprender las herramientas de análisis que necesito para crear".
Hay reflexiones teóricas, comprensiones de la situación social del campo o del funcionamiento del lenguaje que no son imprescindibles para producir.
Porque uno produce con un saber práctico. Lo que no quiere decir que el conocimiento "formal" juegue en contra de la creación, como quiere cierta idea romántica de la creación. Pero no es imprescindible y corre por cuerdas separadas.

Lo que es importante es que exista un campo en que esa reflexión circule. Y que los artistas estén rodeados por ese campo autónomo. Eso lo explica Roberto mejor que yo.

En cuanto a aprender esas fórmulas de guión... La teoría va a tender a desmembrarlas, la crítica a valorar lo que se aparta, el mejor arte a acagarse en ellas. Yo no me preocuparía mucho por ellas.

santiago veron 1987 said...

Muchas gracias, Federico! Eso es lo que necesitaba, un poco de orden. Voy a decir algo viejo, pero que viene a cuento: el entorno hostil es lo que hace que el productor se replantee las relaciones entre las cosas, y el lugar que él mismo ocupa. ¿Qué preparo? ¿A quiénes lo dirijo? ¿Cuánto cobro? Y todo entorno es, en ese sentido, un entorno hostil.
(....¿No?)
Paso ya mismo a estudiarme eso de los campos. Muchas gracias!

Semana, tocayo, gracias también y ¡qué bueno que te sirvió el link! Esperaba que alguien más se asome por esas ventanas. (Eso sí, yo gil no soy, queda en vos redefinirte o seguir siendo el único.) Ya te agregué al Messenger. Suerte ; )

Diego Agrimbau said...

Fran:
Coincido bastante en su apreciación, estimado. Igualmente, hay varias excepciones. No todos lo libros publicados son recopilaciones o rejuntes. De todas maneras queda por ver, ahora que el formato de libro está muy extendido, como cambia la lógica de producción teniendo en cuenta este nuevo formato.

Brian:
Lo macanudo no quita lo valiente. Vos también sos un macanudo y tenés varias peleas en tu haber. No termino de confiar en una persona incapaz de pelearse al menos una vez en la vida.

Tinta Cruel:
Cómo el va, colega. Sí, lo he reporteado a Altuna y me contó de su participación. Soppi no fue el único, claro. No faltará ocasión de cruzarnos por los pasillos de la Ola y ahí charlamos.

RVS:
Me tirás tantos temas que podría estar debatiendo una semana!! Elijo los que más me atraen ahora. Otra vez, ya lo charlaremos cuando nos veamos este año. No faltará oportunidad,

Definición del cómic / su nacimiento: Sí, creo que lo más sintomático es que justamente el cómic ande tan preocupado en definir esas cuestiones. No porque sean menores, sino porque parece que fueran cuestiones cabales para su legitimación, cuando en realidad, no lo son tanto.

Francia: No soy Dante!! Hay muchas cosas del primermundismo que me parecen sumamente copiables. Y aunque suene tilingo, sí, claro que Francia es un ejemplo en muchos aspectos. Lo malo es cuando la tilinguería afrancesada nos lleva a absurdos como poner un tren bala a Rosario. En fin. Da para rato.

Autores figurantes: Su tocayo Roberto Rodríguez me aclara que esa “emancipación” ya había tenido sus ejemplos en publicaciones anteriores a Frontera, como Patoruzú. Y sí, se da en varios lugares del mundo al mismo tiempo.

Crítica externa al campo: Es interesante el tema. Es cierto que venía desde afuera, pero también podía pensarse como una extensión del campo. La Bienal no fue lo único que hizo esta gente, como bien sabrá. Sacaron revistas, tenían planes para institucionalizar la historieta, a su modo, se estaban proponiendo como actores en el campo. Después, claro, no se dio. Una lástima. Algo similar pasa con Sasturain, y sus múltiples papeles como editor, autor, periodista, etc. Hay que agradecerle por siempre cierta extensión del campo que propició el y varios de su generación hacia la literatura, el periodismo y otros “solapamientos de campos” que hoy se agradecen.

Legitimidad propia o ajena:
Este es un TEMÓN. Y su comentario me dejó pensando mucho. Todavía no llego a una conclusión al respecto. Creo que por un lado no terminamos de creernos a nosotros mismos cuando decimos que la historieta es “arte”. Muchas veces no obramos en consecuencia a esta aseveración. Y ante esto hago un mea culpa tanto como autor como comentarista ocasional. En cuanto a la institucionalización, ahí no comparto, estimado. Me parece importantísimo que se produzca y lo antes posible. Apoyo todo movimiento al respecto, en forma de museos dedicados al cómic, en forma de El Eternauta en todas las escuelas, etc. Estamos ante un extraño caso donde hace falta más oficialidad que contracultura. Tanto por la salud de los ortodoxos como la de los heterodoxos. Pero bueno, es un TEMÓN que aún lo estoy masticando. Ya hablaré al respecto cuando lo tenga más claro. Lamento no poder estar a la altura del debate, pero me declaro inhábil para proseguirlo hasta no tener más claro qué es lo que yo mismo pienso.

Canonización: Este es el tema que me intriga, el TEMÓN del que hablaba antes. Por eso me guardo la opinión hasta no tenerla más masticada. Y no me ponga en una misma oración junto a Moore que hace cagar de risa.

Añoranzas patronales: Más de una vez, amigo Sprecher, yo también desee tener un patrón que me cague pero que me pague un puto sueldo todos los meses. Interesante la comparación con los syndicates yanquis, esa lógica laboral estaba muy extendida. No creo que los laburantes de otras épocas hayan sido todos cagones, al menos no fue por eso que no llegaron a sindicalizarse, supongo. Tendría que investigarse, pero creo que hay particularidades de la actividad que los llevaron a eso.

Hipótesis provocadora: otro temón! Solo puedo decirle que lo mismo se teme en Francia y España desde hace años, pero hasta ahora no hubo ningún cataclismo. Lo que se ha demostrado es que el mercado no se agranda, solo se diversifica, lo cual redunda en menores adelantos, pero más libros editados. Una circunstancia propicia para los autores que están empezando y mala para los autores ya establecidos.

Gracias por dedicarse a discutirme cada punto. Ojalá nos juntemos así lo hacemos en vivo, que es más cómodo.

Smilton:
Cómo le va! Gracias por pasarse. Lo de tener un mercado historietil interno capaz de mantener a la población autoral viviendo de su trabajo ya me parece utópico, la verdad. Me conformo con ir mejorando de a poco. Y que lo poco que hay, Fierro, Domus, Magma, Comiqueando, Thalos, etc, dure todo lo posible.

Carreras:
Che, creo que en realidad sí estás de acuerdo con Fran, eh.

Santiago Verón:
Hay muchas opciones. Las herramientas de análisis teóricas pueden servir para crear, pero definitivamente no te solucionan el problema. Yo en el taller doy mucha teoría aplicable, pero siempre les digo a los alumnos que ninguna garantiza nada. Son herramientas que uno toma cuando las necesita, cuando hay algún problema que cuesta identificar. También son muy útiles para detectar los mecanismos de producción de otras obras y desentrañar las estrategias de escritura de diferentes autores.
Si uno es feliz escribiendo desprejuiciadamente, sin la más mínima herramienta ó estructura previa, y encima le salen cosas maravillosas, entonces no hay razón para utilizarlas. Pero no suele ser el caso.
Entre otras cosas, yo doy en el taller: Esquema actancial de Greimas adaptado al cómic, tríadas de personajes, los tres actos según Mc Kee (el continuador de Syd Field), mucho de Mc Cloud, Eisner, algo de Groensteen y su “solidaridad icónica”, un picoteo rápido sobre teorías de Verón, Steimberg, Umberto Eco y Bourdieu. También doy varias teorías propias, siempre en proceso de ser mejoradas, como “La Sintonía Fina” y “Los Talismanes” (esto último vendría a ser algo lejanamente similar a los “sistemas de imágenes” de Mc Kee).
Me han tentado para hacer un libro al respecto, pero desistí más que nada por que me da un poco de jabón mandarme a escribir un libro sobre la escritura de guiones con solo un par de libros publicados. Ya veré.
Por lo pronto puede ir buscando esos temas por la wikipedia y ver qué onda.

Semana onírica:
Jaja, alguna vez me pasó, sí. Pero no, no es por eso que escribo sobre la crítica, jeje.
Me alegra ver que haya repuntado la situación general, che. Felicitaciones por el laburo nuevo y a meterle pata. Abrazo.

Semana onírica II:
Jaja, creo saber a qué se refiere. Pero eso de la “onda” que se genera con el público es solo una manera de hacerse del “éxito”. Un blog puede tener 700 comments por día, y claro, es un éxito. Pero esos coments pueden estar basados en un tremendo debate sobre si las uñas se cortan con tijera o alicate. Algo totalmente válido. Pero al mismo tiempo, también hay historietas fabulosas que sacan 3 comments por post y que pueden parecer engañosamente, un fracaso. Es parte del trabajo de la crítica saber rescatarlas del olvido comentarístico. La modernidad nos hace hablar en estos términos, queselevasé.

Federico:
Yo cuando estudié un poco de McKee y Syd Field, me di cuenta de que cumplía con sus fórmulas sin nunca haberlos leido!!! Me sentí un mediocre. Pero pasa. Son estructuras míticas que uno tiene metidas de tanto ver películas de cable a las 3 de la mañana, en lo micros, etc. Hay veces que conviene leerlos para hacer mejor lo que ellos mismos proponen y que uno hace de memoria. Y otras veces conviene leerlos pasa sacarse de adentro cierto “conocimiento social”, que es de donde abrevan estos señores. No inventaron nada, hacen un minucioso inventario y análisis de las estructuras subyacentes en las “MEJORES PELÍCULAS DEL MUNDO”. Igualmente, son siempre super relativos, empezando porque cuando escribieron eso, lo pensaron para estudiantes de cine californianos cuyo destino es pasearse por Hollywood repartiendo guiones hasta conseguir unos mangos, no para un par de guionistas de historietas argentinos pelagatos.

Uff, una hora contestando comments.

Ni a palos este blog tiene el record de cantidad de comments, pero seguro que pelea la punta en cuanto a la extensión de los mismos!

Saludos

santiago veron 1987 said...

Diego, GRACIAS. Gracias. Los voy a buscar a todos. Lo que decís a Federico sobre las fórmulas es lo que enseñan en mi escuela de Cine también: y si apretás en "los que siguieron a Syd Field" en mi post, lo vas a ver a McKee. Chau!


(ah, y tu alumno quiso poner "de acuerdo", pero se le borró el espacio ;))

Pablobrito said...

Quería hacer un comentario a lo dicho por smilton y diego sobre la utopia de un mercado que alimente a sus autores. Puede que sera utópico pero si no apuntamos a eso nunca vamos a llegar a ningún lado. Seguiremos con este minimercado con grandes autores reeditados para el público local y haciendo mil y una cosas para el exterior que es lo que da de comer. Así el mercado no va a crecer. Hay que discutir no solo sobre la teoría de la crítica para hacer madurar las obras sino también sobre la estructura del mercado, su funcionamiento y sus reglas. Este es un temón y me encantaría seguirlo puesto que tengo miles de razones y observaciones al respecto pero no sé si este es el ámbito más adecuado, así que para el que quiera charlar del tema dentro o fuera de este blog les dejo mi mail: pablobrito@hotmail.com
Saludos.
Pablo Brito

Andres Accorsi said...

Qué loco...
Justo el otro día mandé para la Comiqueando Online una columna que hablaba sobre el rol de la crítica, que es una especie de pasada en limpio de lo que hablamos en aquella charla de la UP con Agrimbau y el Sensei Capristo.
En algún momento eso se subirá a www.comiqueando.com.ar.
No está al nivel de los sesudos comentarios de Von Sprecher, Reggiani y demás "academicistas" (mi único vínculo con lo académico es ser hincha de Racing), pero es muy loco cómo tanta gente al mismo tiempo "sintonizó la misma frecuencia" y puso por escrito lo que pensaba acerca de LO MISMO.
Y sí, me encantaría leer una revista 100% de crítica. Pero no hay...

Diego Agrimbau said...

Cómo le va Accorsi. Si, es una feliz coincidencia, y desde ya que espero ansiosamente este artículo en cuestión.
Creo que la coincidencia en hablar sobre la crítica es una consecuencia lógica de la aparición del libro como formato estelar de los últimos tiempos. Con el crecimiento del "corpus" comienza a hacer falta discernir no solo entre lo bueno y lo malo, sino también analizar las corrientes, influencias, el movimiento de los géneros, modas, etc. Y estaría genial que la crítica aparezca más frecuentemente desde varios frentes, desde lo más académico hasta medios generalistas como La Mano, otras revistas, diarios, etc.
Y obviamente, desde las revistas de información especializadas, algo en lo que usté tiene algo que ver, no? ;)
abrazo!

Andres Accorsi said...

El artículo en cuestión ya está online en http://www.comiqueando.com.ar/seccion_detalle.php?seccion=14&id=286
En cuanto a meter más crítica en Comiqueando, la verdad es que tendría más sentido hacerlo si la oferta fuese brutalmente superior a la demanda, como era en los '90. Ahí sí, es fundamental la crítica como faro que guie a la demanda hacia el mejor sector de la oferta.
Hoy me parece que todavía hay la suficiente demanda insatisfecha como para no salir a sepultar bajo la crítica a NINGUN sector de la oferta. Pero puedo estar equivocado, por supuesto...
Que viva el debate!

el_bru said...

Che, yo leí el artículo de Accorsi y hubo algo que me inquietó. Y lo comento porque pienso que puede aportar algo esta amena cibercharla. En el articulo dice que la critica es parte del "Periodismo Especializado en el campo de la Historieta" (fui fiel hasta en las mayúsculas). Y yo cuando leía pensé "puede ser", pero después me agarró la duda. Y se me dió por reflexionar sobre la naturaleza de la crítica.
Digo: ¿qué pasa cuando haga crítica de historietas un sociólogo, o un lingüista, o un psicólogo? O sea ¿en qué varía la naturaleza de la crítica cuando se la hace desde determinada perspectiva teórica? Sospecho que de todos modos también influyen los fines del discurso crítico en tanto argumentación.
Puede hacerse crítica desde una perspectiva sociológica y publicarla en una revista periodística de divulgación. Pero ¿qué pasa cuando no, cuando la labor periodística queda de lado? ¿Qué es lo que hace la gente de "Historietas Argentinas"? Ellos dicen que son estudios y crítica. ¿Hacen periodismo?
Yo... pienso que la critica no pertenece: no es de nadie.
Más vale que todos van a querer apropiársela, decidir en qué clave debe leer(se) la crítica (sociológica, literaria, lingüística, psicológica, de las artes visuales, periodística), y aún así va a ser un discurso híbrido, cruzado por otros discursos (cosa que creo muy ventajosa).
Hace tiempo (o sea que lo que voy a decir puede ser algo que inventó mi memoria) leí que decir que la historieta es un género más de la literatura es quitarle entidad a la historieta como género. Creo que hacer algo parecido con la critica de historietas es quitarle entidad como discurso.
Ya ven que no resuelvo nada. Pero este debate me interesa y quiero que siga (sí, mi intención es bien polemista).
Saludos.

rvs said...

TENES RAZON DANTE HAY QUE CONTINUARLA CARA A CARA, ESPERO QUE SEA PRONTO Y CON ALGUNOS OTROS PERSONAJES CONOCIDOS EN LA CONVERSACION.
UN ABRAZO. PERO CON EL OFICIALISMO NO... ROBERTO

Bang-Utot said...

Hay gente que confunde critico con criticón (así como muchos piensan que por ser viejos son clasicos vivientes, cuando en realidad son clasicones).

Como lamentablemente dijo Diego,y digo lamentable porque a estas alturas es triste que haya que decirlo, la critica no pertenece a nadie.Creo que ,si se lo toma como un pertenecer exclusivamente a, Andrés comete una falacia al decir que la critica es parte de el periodismo.Yo al menos,lo tomo como que el periodismo es otros de los tantos recipientes donde la critica puede ser volcada (y bien conservada, o incluso, si se hace mal, congelada,perdiendo todo su sabor).

La labor critica del periodista es valida al igual que la labor del semiologo, el historietista,etc. Criticar desde un campo solo no tiene tanta fuerza como si se critica desde varios.Cuando una obra es criticada positivamente por: un pintor (en el plano plastico), un historietista (en el plano secuencial), un escritor (el el plano de la literatura), por un sociologo (por sus contenidos,o carencias, de factores sociales), por un semiologo (por factores de lenguaje que tal vez se le pasaron al propio autor), en fin,por diferentes tipos de criticos, si en todos los casos se encuentran propiedades admirables, pues entonces,hasta que otro critico no afirme lo contrario, esa obra es "buena", o,mejor decirlo así , "completa".

cuenta la opinion del publico?si,porque es el que lo consume,pero ya con leerlo o no hizo lo que tenia que hacer. Hay lectores "finos" que si pueden formar opiniones propias en base a sus conocimientos de diferentes disciplinas,pero bien lo sabemos, y sobre todo en el comic,este tipo de lectores escasean.Ahora lo que a mi me resulta interesante, es ver como por lo general el autor o simpatizante le hecha la culpa al publico de esta falta de apreciacion, cuando en realidad la culpa la tienen:

1-los autores, en primer lugar, por no producir obras que ofrezca algo mas alla de puro entretenimiento (no me parece mal que exista ese tipo de comic como resaca de lo que una vez fue.hasta ese tipo comic merece cierto tipo de atencion critica (como la literatura infantil), por no hablar de los grandes comics de aventuras que supieron, con el tiempo y fuera de las expectativas de los propios autores, en otra cosa, en un simbolo.este fenomeno,por ejemplo el de El eternauta, o Mafalda misma, ha de ser estudiado por gente ajena a la historieta que maneje otras formas de estudiar la obra,porque si estos comics hoy son lo que son no es por sus cualidades historietisticas,sino porque accidentalmente entraron en terrenos ajenos -en su intencion-a la historieta.entonces,para resumir:si la historieta como campo no ofrece variedad en objetos de estudio, como se pretende que se le preste la atencion critica que segun muchos merece?La historieta como disciplina esta muy lejos de la consideracion de estudiosos de otros campos,porque las obras que merecen ser estudiadas no son la regla sino la excepcion, y esto enlaza con los siguientes "culpables" de que el comic sea "un arte menor" (las comillas las uso porque no estoy necesariamente de acuerdo con dicha denominacion):

2-los editores quieren vender, y lo complejo no vende.la gente no quiere pensar cuando lee un comic,quiere pasar el tiempo porque alguien le vendio que el comic es eso,es para leer sentado en el retrete.y lo peor es que el grueso de LOS AUTORES alguien les vendio que el comic es algo que se hace el guion, el lapiz y al final se entinta, y tenes que ir con tu carpetita al Doeyo de turno a ver si a el se le antoja que puede sacar un billete con lo que vos hiciste.Si el Doeyo de turno te aqcpta,bien,le das de comer a los pibes de Rosario y que se yo, pero, y atenti con esto:quien te critica?Con que cara llegas a un critico, a un tipo que se las sabeo deberia saberselas) todas en su campo?Podes hacer algo criticable,algo complejo, rico en sus posibilidades historietisticas (y estas posibilidades son, palabras de alan Moore, infinitas),pero los editores, en este pais, no te publican, y con razon ,porque seria un fracaso comercial, y para perder plata se van al hipodromo.


Ultima aclaracion: que nadie se piense que yo digo que los autores de historieta DEBEN ,en su intencion, pisar otros terrenos (sociales,etc) para ser tomados en cuenta.a mi personalmente con la parte plastica y secuencial me alcanza y me sobra (de momento),pero no puedo pretender que se me estudie en universidades o salir en los diarios,mas alla de ser reseñado en medios que no esten especializados en historieta (y hasta por ahi nomas).

no se entendio nada lo que dije,no?

P.d:perdon por ser siemprfe el que tira palidas,pero a veces considero que de tanta buena voluntad y deseos de que la historieta "suba" algunos se confunden.me gusta ser el yang entre tanto ying,porque me sale.ser negativo en este tipo de charlas, a mi juicio,puede ser positivo.